San Antonio María Gianelli

 

Nacimiento e infancia

Camino al sacerdocio

Gran misionero

Camino a Chiavari: año 1826

Nace la familia huertana-gianellina

Camino a la plenitud sacerdotal

Obispo de Bobbio

Vida austera y dura...

La iglesia lo declara santo

 

San Antonio María Gianelli

Nacimiento e infancia

Es un hecho sintomático , el que nuestro Santo nazca el mismo año de la Declaración de los DERECHOS DEL HOMBRE , 1789. En adelante se sucedieron una serie de hechos históricos, filosóficos y políticos, que cambiaron el rumbo de la humanidad.

Y que nazca bajo éste signo de cambio, no podrá estar ajeno a su influjo, aunque él vea la luz del mundo en un humilde pueblito de la LIGURIA , CERETA y la toma de la Bastilla acontezca en la Ciudad de la luz (París).

La Italia de Gianelli era un conglomerado de pueblos que distaban mucho de la unidad. Frediani, en la Historia de su vida, titulada "El santo de hierro" dice: "Gianelli, junto a otros siervos de Dios, reuniendo al Clero en santas Asociaciones. Sencillas mujeres agrupando a sus hermanos en florecientes Cofradías y educando a los hijos e hijas, máxime de los pobres, en la única lengua, trabajaba también en la unidad nacional".

Dios elige a los humildes
"Cereta , humilde pueblito de la montaña
en tí nace un día
el alma grande de ANTONIO MARÍA"
(Miguel A. Pías)

Despues de cursar Primaria, con grandes dificultades, por la pobreza familiar y la distancia de la Escuela; la Sra. REBISSO, de visita a sus campos... viendo las dotes del joven ANTONIO, lo lleva consigo a Génova. (Noviembre de 1807).

 

Camino al sacerdocio

En Génova sigue los estudios Secundarios. Ejemplar estudiante, al año siguiente entra al Seminario. Es ordenado sacerdote, el 24 de mayo de 1812, a la edad de 23 años. Desempeña cargos de: Profesor de retórica, rector de disciplinas y otros.

 

Gran misionero

El amor a CRISTO, era para él, un fuego abrasador, ese ardor lo transmitía a todos: lo llevaba a recorrer ciudades...pueblitos...campaña, siempre estaba dispuesto; más tratándose de una misión y con escasos recursos, hacía maravillas.

 

Camino a Chiavari: año 1826

"Os envio la flor más hermosa de mi jardín" Con estas palabras, el Cardenal Arzobispo de Génova, Mons. Lambruschini presenta a GIANELLI, a los Chiavareses. Y al P.Antonio le dice: "Haga la cuenta de emprender una Misión, no de 10 días sino de 10 años". Fueron palabras proféticas.

El 24 de junio, el pueblo lo recibe, con gran alborozo, campanas al vuelo, saludo a los niños...Gianelli, se presenta al pueblo y les dice: "Un párroco no es otra cosa, sino un padre de una gran familia, él tiene que regirla, gobernarla y nutrirla, sobre todo en el espíritu, pero como padre de los pobres y como primer custodio del Templo y del Altar...para converger a tan alto fin ora y predica el Evangelio..." Allí, su devoción a MARÍA, llegó a su más alto grado, junto al Santuario de la Virgen del Huerto, a ella acudía a cada instante y pone en ella su confianza.

 

Nace la familia huertana-gianellina

El 2 de julio de 1828, fiesta de la Patrona de Chiávari, la VIRGEN DEL HUERTO presenta a María sus planes, seguro de que su corazón de Madre, le inspiraría los medios y con esta esperanza y confianza, da comienzo a la Eucaristía, (delante de su imagen milagrosa). En un momento de la Misa, lo ve claro: Reunir un grupo de jóvenes, y dedicarlas al cuidado de las niñas.

 

En su corazón, nace la GRAN FAMILIA HUERTANA-GIANELLINA

Comienza a reunir jóvenes. Hace el reglamento de vida y el 12 de enero, 1829 fijó el día, que da comienzo, a su vida religiosa-apostólica.

 

Con ellas emprende grandes empresas: dentro de la mayor pobreza material.

"Esa tristeza se cambiará en gozo..." (Jn. 16,20)

El dolor, inseparable del ser humano, nuevamente hace presa de su querida grey. En 1835, la peste, segaba a manojos a sus amados paisanos.

 

GIANELLI, oró , organizó una procesión penitencial. Descalzo y con una corona de espina en la cabeza: luego erguido sobre un palco, frente al Santuario de la Virgen del Huerto, cayó de rodillas delante de la imagen del crucifijo y de sus labios salió un grito desesperado de padre: "Hiere, oh señor al pastor, pero deja salva a la grey". El cielo oyó sus ruegos, una bandada de golondrinas quebró el gemido y GIANELLI, intuyó que la gracia estaba concedida y entonó el TE DEUM. Y así, fué...

 

Camino a la plenitud sacerdotal

En otoño de 1837, Gianelli, gran misionero se encontraba en San Bartolomé de la Ginestra. Le llega un pliego, lo abre...palidece y exclama:

 

"Yo nacido pobre. Yo de la nada. Yo,Yo Obispo: No, No..."

Es consagrado Obispo, el 6 de mayo de 1838. Presta juramento, en manos del Rey Sardo. Entre los saludos, oye una maternal: "Hijo mío , Bobbio, no es para tí".

 

Lo que Gianelli responde: "No tengas miedo, querida mamá. Si los bobbienses son buenos, iremos de comun acuerdo. Y si no lo son, yo cumpliré con mi deber, poniéndome en las manos de Dios".

Obispo de Bobbio

El 5 de julio, dejaba su querida CHIAVARI.

El 15, se presenta a su nueva grey, con palabras de padre:

"Jesús, buen pastor, será mi único modelo..."(15-VII-1838).

Y realmente da la vida por cada diocesano. Nada se escapa de su ferviente amor por la humanidad y su vida espiritual. Tampoco deja, el trabajo de las misiones.

 

Vida austera y dura...

El arduo trajinar, mal alimentado, lo fue debilitando, día a día. Su mamá, (se domiciliaba en su casa) lo amonestaba diciéndole: "Demasiado trabajo, hijo mío, demasiado trabajo". Dedicaba largas horas en el Confesionario.

Su mamá, María Toso, era una santa: se durmió en el Señor, el 21-XI-1844.

Venid benditos de mi padre...(Mt. 25,34)

"Porque tuve hambre y me diste de comer..."

Gianelli, cada día estaba más débil. A fines de abril de 1845, sintió un fuerte mareo. En primavera de 1846, se le aconseja un cambio de aire y fue llevado a Piacenza.

Nostalgia de paraíso...

 

Gianelli repetía: "No hace falta que yo viva, mejor es así, que cualquier otro modo: pero es del todo necesario, que yo cumpla con mis deberes".

El 7 de junio de 1846, a las 5 y 30 hs., cerró los ojos, para abrirlos a la luz infinita de Dios, haciendo su entrada jubilosa al reino eterno.

Sus restos descansan en una cripta, en la catedral de Bobbio.

 

La iglesia lo declara santo
El Papa LEON XIII, dijo: "Lo sabeis? GIANELLI, es un santo. Lo pondremos en los altares" (julio1893).
Y el Papa PIO XI: "GIANELLI, es una verdadera joya del episcopado" (8 de julio de 1925). Aprobó los milagros y lo beatificó, en el Año Santo de 1925.
Y el Papa PIO XII. Lo canoniza, el 21 de octubre de 1951. Día en que se declaró oficialmente su fiesta.
Este Santo amó tanto a Dios y a los hombres, que hoy:

VIVE EN SUS HIJAS...

 

Principal Obras asistenciales Colegios del Huerto GIANELLI MISIONES HNA. CRESCENCIA 150 AÑOS NOTICIAS Madre General Virgen del Huerto Casa Provincial