Principios

Quienes somos

hello

Los grupos familiares NAR-ANON son una hermandad de parientes y amigos de los adictos que comparten entre si sus experiencias, fortaleza y esperanza con el fin de solucionar el problema que tiene en común. La dependencia química es una enfermedad reconocida por la Organización Mundial de la Salud. La familia es afectada emocionalmente y a veces también físicamente. Creemos que un cambio en nuestras actitudes pueden ayudar en la recuperación y que podemos desprendernos de los problemas del adicto y continuar amándolo. NAR-ANON no está unido a ninguna secta, religión, movimiento político, organización ni institución alguna, no apoya ni combate ninguna causa. No existen cuotas para ser miembro. NAR-ANON es independiente financieramente, a través de las contribuciones voluntarias de sus miembros. NAR-ANON tiene un solo propósito: ayudar a los familiares y amigos de los adictos. Hacemos eso practicando los 12 Pasos adaptados de N.A. (Narcóticos Anónimos) en nosotros mismos. Ayudando y comprendiendo a nuestros parientes adictos, además de recibir y proporcionar alivio a los familiares de adictos.

“Treinta y un días con NAR-ANON” Grupo de Familiares NAR-ANON de Uruguay





Doce Pasos


El estudio de estos pasos es esencial para progresar en el programa de NARANON. Los principios que abarcan son universales y se aplican a toda persona sea cual fuere su credo. En NARANON, nos esforzamos por lograr una comprensión cada vez más profunda de estos Pasos y oramos para adquirir sabiduría para aplicarlos a nuestra vida.

1 - Admitimos que éramos incapaces de afrontar solos a la adicción, y que nuestra vida se había vuelto ingobernable.
2 - Llegamos a creer que un Poder superior a nosotros podría devolvernos el sano juicio.
3 - Resolvimos confiar nuestra voluntad y nuestra vida al cuidado de Dios, según nuestro propio entendimiento de Él.
4 - Sin temor, hicimos un sincero y minucioso exámen de conciencia.
5 - Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos y ante otro ser humano, la naturaleza exacta de nuestras faltas.
6- Estuvimos enteramente listos a que Dios eliminase todos estos defectos de carácter.
7 - Humildemente pedimos a Dios que nos libere de nuestras culpas.
8 - Hicimos una lista de todas las personas a quienes habíamos dañado, y estuvimos dispuestos a reparar el mal que les ocasionamos.
9 - Reparamos directamente el mal causado a estas personas cuando nos fue posible, excepto en los casos en que el hacerlo les hubiese infligido más daño, o perjudicado a un tercero.
10 - Continuamos con nuestro examen de conciencia, admitiendo espontáneamente nuestras faltas al momento de reconocerlas.
11 - Mediante la oración y la meditación, tratamos de mejorar nuestro contacto consciente con Dios, según nuestro propio entendimiento de Él, y le pedimos tan solo la capacidad para reconocer Su voluntad y las fuerzas para cumplirla.
12 - Habiendo logrado un despierto espiritual como resultado de estos Pasos, tratamos de llevar este mensaje a otras personas, y practicar estos principios en todas nuestras acciones.

“Treinta y un días con NAR-ANON” Grupo de Familiares NAR-ANON de Uruguay





Doce Tradiciones

hello

Estas pautas constituyen el medio de fomentar armonía y desarrollo en los grupos de NARANON y en la hermandad mundial de NARANON en conjunto. La experiencia de los grupos sugiere que nuestra unidad depende de la adhesión a estas Tradiciones.





1 - Nuestro bienestar común debe tener la preferencia; el progreso individual del mayor número depende de la unión.
2 - Existe sólo una autoridad fundamental para regir los propósitos del grupo: un Dios bondadoso que se manifiesta en la conciencia de cada grupo. Nuestros dirigentes son fieles servidores y no gobiernan.
3 - Cuando los familiares de los adictos se reúnen para prestarse mutua ayuda, pueden llamarse Grupo de Familia NARANON, siempre que, como grupo, no tenga otra afiliación. El único requisito para ser miembro es tener un pariente o amigo con un problema de adicción.
4 - Cada grupo debe ser autónomo, excepto en asuntos que afectan a los otros grupos, o a NARANON o NA en su totalidad.
5 - Cada Grupo de Familia NARANON persigue un solo propósito: prestar ayuda a los familiares de los adictos. Logramos esto practicando los Doce Pasos de NA nosotros mismos, comprendiendo y estimulando a nuestros propios familiares afectados por la adicción, y dando la bienvenida y brindando alivio a los familiares de los adictos.
6- Nuestros grupos, como tales, jamás debieran apoyar, financiar, ni prestar su nombre a ninguna empresa extraña, para evitar que problemas de dinero, propiedad o prestigio nos desvíen de nuestro objetivo espiritual que es el primordial. Aun siendo una entidad separada, deberíamos cooperar siempre con Narcóticos Anónimos.
7 - Cada grupo ha de ser económicamente auto suficiente y, por lo tanto, debe rechazar contribuciones externas.
8 - Las actividades prescritas por el Duodécimo Paso en NARANON nunca debieran tener carácter profesional, pero nuestros centros de servicio pueden contratar empleados especializados.
9 - Nuestros grupos, como tales, nunca debe organizarse, pero pueden crear centros de servicio o comisiones directamente responsables ante las personas a quienes sirven.
10 - Los Grupos de Familia NARANON no tienen opiniones acerca de asuntos ajenos a sus actividades. Por consiguiente, nuestro nombre nunca debe ser mezclado en polémicas públicas.
11 - Nuestra política de relaciones públicas se basa más bien en la atracción que en la promoción. Necesitamos mantener siempre el anonimato personal en la prensa, radio, televisión y el cine. Debemos proteger con gran cuidado el anonimato de todos los miembros de Narcóticos Anónimos.
12 - El anonimato es la base espiritual de nuestras Tradiciones y siempre nos recuerda que debemos poner primero los principios a las personalidades.

“Treinta y un días con NAR-ANON” Grupo de Familiares NAR-ANON de Uruguay





Anonimato


Me entristecí mucho cuando supe que lo que había compartido en el grupo de NAR-ANON, había sido tratado en un grupo de N.A. Una compañera se lo había contado a su marido, y el a su vez lo comento en su grupo. En aquel momento perdí la confianza en mis compañeros. Lo hable con mis padrinos y ante su insistencia volví al grupo la semana siguiente. En esa reunión exprese mis sentimientos, dije que no tenía más animo de regresar al grupo, que me sentí traicionada e invadida en mi privacidad. La compañera que había hello revelado lo que yo había compartido, me busco después de la reunión y me confirmo el comentario que había hecho, y que por ello estaba muy arrepentida. Nuestro grupo decidió que al final de cada reunión fuese recordada la importancia del anonimato. Note también que mi compañera estaba muy enferma y que merecía mi perdón, afecto y comprensión.
Ahora al término de las reuniones, cuando digo la frase “Lo que ahora se oyó aquí, se queda aquí” es como si mi confianza se reafirma en este principio: somos anónimos y respetamos lo que compartimos sin juzgar ni criticar. Yo debo ocuparme solamente de mi vida y mi recuperación.

Reflexión de hoy
Hoy sé que el quebrar el anonimato da lugar a chismes, genera malos entendidos y malestar en el grupo, debilitando su unidad y no permitiendo el crecimiento de sus miembros. Quiebro el anonimato cuando informo a otro miembro o a otras personas, que fulano estaba en la reunión y mengano no estaba.
“El anonimato es la base fundamental de nuestras tradiciones, recordándonos siempre que debemos anteponer los principios a las personas” Tradición 12 NAR-ANON

“Treinta y un días con NAR-ANON” Grupo de Familiares NAR-ANON de Uruguay





Limites


Las reuniones de NAR-ANON me enseñaron a enfocarme en mí y poner límites para convivir. En lo último, sentía que algunos comportamientos eran aceptables y para los demás no. Cuando algunas personas hallaban la forma de no respetar mis límites yo quedaba frustrada e irritada sintiéndome una víctima indefensa. Oyendo a los compañeros, leyendo la literatura y compartiendo con ellos, comencé a comprender que mis hijos eran responsables por sus actos y por ellos debían responder. hello El lema: Vive y deja vivir, paso a tener significado para mí, revelándome que las peleas y las agresiones deberían por lo menos, dar lugar al respeto mutuo. Decidí cambiar. Comencé a establecer límites, trace una línea que no permitía traspasar.
Aprendí que puedo no agradar a los demás, cuando hago eso, pero que finalmente es una actitud abierta y honesta que revela mi derecho a ser respetada. No permití mas abusos de mi hijo al llegar a altas horas de la noche a casa, las constantes pérdida de llaves, no pague más sus cuentas. No iría mas a “ayudarlo”. Viendo que hablaba en serio, el busco ayuda internándose iniciando su recuperación. Esa no fue una decisión fácil de tomar, tuve que liberarme del control y colocar mi fe en un Poder Superior, confiando en que Él tenía un plan para mi hijo. La parte más difícil de poner y mantener límites fue hacerlo con amor, mas fue infinitamente gratificante el retorno de ese acto de valor.

Reflexión de hoy
Hoy sé que dar el adicto la oportunidad de encarar las consecuencias de sus actos, es un acto de amor mayor.
“Lleva tiempo para que las buenas acciones sean transformadas en buenos hábitos, pero vale la pena hacer el esfuerzo” Anónimo

“Treinta y un días con NAR-ANON” Grupo de Familiares NAR-ANON de Uruguay





Amor


Siempre me creí una madre muy amorosa. Le daba a mis hijos todo lo que querían, muchas veces con sacrificio, para que ellos tuviesen lo que yo no pude tener. Además de eso creía que nadie me amaba, ya que no recibía todo el cariño, atención y respeto que imaginaba merecer.
Cuando conocí NAR-ANON después de saber que uno de mis hijos era adicto, me di cuenta que mi amor los sofocaba. El compartir la literatura y la ayuda de los hello compañeros, me hicieron ver que mi manera de dar y buscar amos no los dejaba crecer ni asumir sus responsabilidades, y que mi postura les hacíamos mal que bien. Comencé entonces a entender el amor, desde un ángulo más maduro y responsable. Por amor a mi hijo adicto tuve fuerzas para internarlo compulsivamente en el momento que corría peligro de vida, por estar el totalmente en poder de la droga. Hoy agradece lo que hice por él.
Va a N.A. y usa su libre albedrio para hacer sus elecciones, sin que yo controle su vida. Yo sigo con mi recuperación, aprendí a cuidarme y abrace una nueva manera de vivir. Me amo más, busco mejorar la autoestima, ser receptiva, comprensiva, mantengo la calma, vivo un día a la vez, y dejo viví, disfruto de mi serenidad.

Reflexión de hoy
Ahora se lo importante que es el amor maduro. Comenzando por amarme, me fortalezco para poder amar a los otros. Puedo no tener todo lo que quiero, pero hoy sé que tengo todo lo que preciso. Amando y practicando el bien sin esperar nada a cambio recibo mucho más de lo que doy.
“El amor es paciente y bondadoso el amor no es violento ni vanidoso, no es arrogante ni rudo, el Amor no impone su voluntad” La Biblia

“Treinta y un días con NAR-ANON” Grupo de Familiares NAR-ANON de Uruguay





Facilitacion


hello

Fue difícil entender que yo era facilitador y comprender que en vez de estar ayudando al adicto, yo favorecía que continuase consumiendo drogas. Lo que yo hacía era prestarle el auto, cubrir sus cheques, reponer las cosas que perdía, cuando me disculpaba por sus errores y patrocinaba o pagaba sus deudas, yo pensaba que, ”Siendo buena” estando cerca, “ayudaba”, y todo volvería a ser normal. ¡Fue el programa y los compañeros de los grupos quienes me abrieron los ojos! Qué bueno fue aprender que facilitar era hacer las cosas, que eran responsabilidad del adicto. No importaba el motivo: evitar peleas, impedir que se drogara, hacerlo feliz, buscando la armonía en el hogar, o hasta el amor.
Yo necesitaba cambiar y mis cambios sucedieron. Puse bajo llave los valores de mi casa, tarjetas de crédito, llave del auto. Todo muy bien guardado. Disculpar mentir por el nunca más. Nada de asumir sus responsabilidades, como arreglar el auto, darle dinero, pagar cuentas y abogados. Comprendí que facilitar eventualmente, ayudaba a postergar la crisis, y si continuaba resolviendo sus problemas el jamás tendría motivos para comenzar su recuperación.

Reflexión de hoy
Ruego a mi Poder Superior para que yo pueda distinguir entre ayuda y facilitación. Que me detenga a pensar antes de tomar actitudes facilitadoras de las cuales voy a arrepentirme después. Hoy en las reuniones de NAR-ANON tengo una fuente inagotable de orientación.
“Necesito aprender a darles a aquellos que amo el derecho de cometer sus propios errores y de reconocer como propios” Valor para cambiar

“Treinta y un días con NAR-ANON” Grupo de Familiares NAR-ANON de Uruguay





    • No se vive sin la fe ...
    • No se vive sin la fe. La fe es el conocimiento del significado de la vida humana. La fe es la fuerza de la vida. Si el hombre vive es porque cree en algo.
    • Leon Tolstoi (1828-1910) Escritor ruso.
    • La felicidad humana generalmente ...
    • La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días.
    • Benjamin Franklin (1706-1790) Estadista y científico estadounidense.
    • Es necesario esperar, aunque la esperanza ...
    • Es necesario esperar, aunque la esperanza haya de verse siempre frustrada, pues la esperanza misma constituye una dicha, y sus fracasos, por frecuentes que sean, son menos horribles que su extinción.
    • Samuel Johnson (1709-1784) Escritor inglés.
    • Todo lo que se hace por amor ...
    • Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal
    • Friedrich Nietzsche (1844-1900) Filosofo y pensador aleman.